Critica Erdogan apoyo de ONU a LGBTQ+

0

«Hay intentos de debilitar a la familia con movimientos perversos».


Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 19 segundos

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdoğan, hizo declaraciones homofóbicas el 20 criticando a la sede de la ONU en Nueva York por estar decorada con «los colores LGBT».

Erdoğan dijo que los colores LGBT son «un insulto a la humanidad» y que representan «una cultura de la perversión». También acusó a la ONU de promover «la agenda LGBT+» en todo el mundo.

Las declaraciones de Erdoğan fueron condenadas por organizaciones de derechos humanos y activistas LGBT+. La organización Human Rights Watch calificó las declaraciones de «vergonzosas» y «discriminatorias».

Estas declaraciones son un ejemplo más de la homofobia institucionalizada en Turquía. El país tiene una larga historia de persecución a las personas LGBT+. En 2023, Turquía aún no ha legalizado el matrimonio entre personas del mismo sexo, y la homosexualidad sigue siendo un delito en algunas partes del país.

Las declaraciones de Erdoğan también son un recordatorio de la importancia de la lucha por los derechos LGBT+ en todo el mundo. La homofobia sigue siendo una realidad en muchos países, y es necesario seguir trabajando para promover la igualdad y la inclusión de las personas LGBT+.

Impacto de las declaraciones

Las declaraciones de Erdoğan tuvieron un impacto negativo en la comunidad LGBT+ en Turquía. Muchas personas se sintieron avergonzadas y discriminadas por las palabras del presidente. También hubo informes de que las personas LGBT+ fueron atacadas o amenazadas después de las declaraciones.

Las declaraciones también dañaron la reputación de Turquía en el extranjero. Muchos países criticaron a Erdoğan por sus palabras, y algunos incluso amenazaron con tomar medidas contra Turquía.

Reacciones

Las declaraciones de Erdoğan fueron condenadas por organizaciones de derechos humanos y activistas LGBT+. La organización Human Rights Watch calificó las declaraciones de «vergonzosas» y «discriminatorias».

También hubo reacciones de algunos países. Estados Unidos dijo que las declaraciones de Erdoğan eran «inaceptables». La Unión Europea también condenó las declaraciones y dijo que eran «una violación de los derechos humanos».

Conclusiones

Las declaraciones de Erdoğan son un ejemplo más de la homofobia institucionalizada en Turquía. El país tiene una larga historia de persecución a las personas LGBT+, y las declaraciones del presidente son un recordatorio de que la lucha por los derechos LGBT+ aún no ha terminado.

Con información de www.un.org

Deja una respuesta