Realizan XXV Subasta de Arte Vivo

Realizan XXV Subasta de Arte Vivo

En fechas recientes se realizó la XXV Subasta de Arte Vivo, actividad que representa la generación de aproximadamente el 30% de los recursos que México Vivo requiere para mantener los programas de la fundación y continuar llevando herramientas, educación y servicios para la salud sexual de la población de México y desde 2019 llegando también a jóvenes de Venezuela, Colombia y otros países de habla hispana.

La subasta nace y se mantiene gracias a la generosidad de los artistas, debido a que donan su arte con la firme intención de colaborar con México Vivo, en tanto la fundación funge como impulsor del arte y la cultura, desde el sector empresarial, debido a que acerca este arte a nuevos coleccionistas y donantes, y también en sumar a otras empresas socialmente responsables para apoyar la labor de México Vivo.

Hoy en día fundaciones como México Vivo son cruciales para el tejido social, debido a que la unión de esfuerzos comunitarios, se traduce en resultados que benefician a la sociedad, el caso de esta fundación busca que día a día tengamos familias mejor planeadas, atender infecciones para evitar su propagación, prevención y atención de violencia, prevención de embarazos en adolescentes, todo esto fortalece el tejido social de México, de las comunidades, familias e individuos, algo que considero vital para la sustentabiliad social.

En su participación, el maestro Michael Marczell, destacó el honor que le generaba haber estado en esta subasta, así mismo aprovecho para invitar a otros empresarios y líderes de opinión a conocer de cerca la labor de esta organización, a sumar desde donde cada quien pueda por un esfuerzo que es tan necesario en México y en toda la región de América Latina.

“El tiempo apremia, estos países tienen población mayoritariamente de jóvenes, jóvenes que inician su vida sexual sin las herramientas y educación para tomar las decisiones correctas, y muchas veces sin acceso a los servicios que requieren. A medida que más jóvenes puedan vivir su sexualidad con salud y responsabilidad, lograremos menos padecimientos pero también mejores familias que puedan cuidar y formar a individuos productivos, sanos en su cuerpo, mente y emociones. Y esa es la base de cualquier sociedad próspera. El poder además hacerlo a través del arte, lo vuelve un placer del que todos podemos participar y sumar”, finalizó Marczell