Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Si Reagan y Zelensky lo lograron, ¿por qué no Cuauhtémoc?

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 14 segundos

¿Sabías que hay varios países en el mundo que han tenido presidentes que fueron actores o deportistas antes de dedicarse a la política? Pues sí, así como lo oyes. Te voy a dar algunos ejemplos de estos líderes que pasaron de la pantalla grande a la casa presidencial.

Uno de los casos más famosos es el de Ronald Reagan, que fue presidente de Estados Unidos entre 1981 y 1989. Antes de eso, Reagan fue un actor de Hollywood que protagonizó más de 50 películas, entre ellas comedias, dramas y westerns. También fue presidente del sindicato de actores y gobernador de California. Su carrera política estuvo marcada por su fuerte oposición al comunismo, su política económica liberal y su apoyo a los movimientos anticomunistas en el mundo.

En nuestro país, el caso más emblemático, es el de Cuauhtémoc Blanco Bravo, considerado como uno de los mejores futbolistas mexicanos en la historia quién destacó al principio de su carrera como delantero y extremo, para después consolidarse como un volante de creación. Actualmente es el gobernador de Morelos.

Otro ejemplo es el de Joseph Estrada, que fue presidente de Filipinas entre 1998 y 2001. Estrada fue un actor muy popular en su país, donde hizo más de 100 películas, sobre todo de acción y comedia. Su apodo era «Erap», que significa «amigo» en el idioma tagalo. Su presidencia estuvo plagada de corrupción, que lo llevaron a ser destituido por un levantamiento popular.

Un caso más reciente es el de Volodymyr Zelensky, que es el actual presidente de Ucrania desde 2019. Zelensky fue un actor y comediante que se hizo famoso por su participación en programas de humor y por su papel en la serie «Servidor del Pueblo», donde interpretaba a un profesor que se convertía en presidente tras publicar un video viral. Su campaña electoral se basó en su imagen de outsider y en su promesa de luchar contra la corrupción y el conflicto con Rusia.

Estos son solo algunos ejemplos de presidentes que fueron actores, pero hay muchos más. ¿Qué te parece este fenómeno? ¿Crees que ser actor es una ventaja o una desventaja para ser político? Déjame tu opinión en los comentarios y comparte este post con tus amigos.

Hasta la próxima.

 


Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *