Pulsa «Intro» para saltar al contenido

¡Que grande eres Café Tacvba!

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 14 segundos

Este fin de semana la agrupación mexicana ofreció una serie de conciertos en el Auditorio Nacional, logrando demostrar cómo la música puede hacer que la vida sea un gran baile y el mundo un gran salón, y es que este foro que enamora con su acústica parecía un espacio exacto para que cada asistente formara parte del show.

 En sus cuatro noches en el Coloso de Reforma, la agrupación dio catedra musical, dejando en claro que el paso de los años no ha hecho más que reforzar el cariño del público hacia su música, la agrupación consintió a los asistentes dando un repaso a su discografía y dando pinceladas con una banda y orquesta sinfónica que hicieron magia acústica.

He visto a Café Tacvba en diferentes etapas de mi vida y por ende en diferentes escenarios, uno de los que más recuerdo fue al aire libre y llovió tanto que pararon el show por oras y  luego se bailó Chilanga Banda en charcos, otros tiempos pero el mismo Café, ese que se entrega y da un show que queda en la memoria al paso del tiempo.

Rubén Albarrán, Meme Del Real, Quique y Joselo Rangel son unos genios de la música hicieron arreglos que hacían re descubrir los temas, la noche empezó con “María” y el anuncio de que se vendría una gran noche que pasaría por diversos temas ícono.

Sonaron temas como “El Metro”, “El ciclón”, “Bar Tacuba”, “Chica Banda”, “Las Flores”, “La muerte chiquita”, “Futuro” y más temas hacían que el Auditorio vibrara al ritmo de la música y el baile de todos los asistentes.

Con “El baile y el salón” Rubén dio las gracias a los asistentes y deseo que hayan disfrutado de la noche, no obstante, la banda regreso acompañada de Aníbal e Iván, dos genios musicales con quienes cerraron la noche tocando “Ojalá que llueva café”.

Como lo dije al inicio de este texto, Café Tacvba hizo que el Auditorio Nacional fuera un gran salón, pero lo justo para que cada uno de los asistentes gozara de la velada, ellos siguen divirtiéndose en el escenario y eso se siente, se transmite y sobre todo se agradece.

 


Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *