Mexicana crea biosensor para detectar hormonas

Uno de los objetivos de la investigación es que la tecnología de los biosensores sea accesible y fácil de usar por las personas.

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 15 segundos

Ariadna Medina Benítez, estudiante del posgrado de Nanotecnología de la Escuela de Ingeniería y Ciencias del Tecnológico de Monterrey, Campus Estado de México, fue galardonada con el Best Paper Award, gracias a su investigación enfocada en detectar hormonas y esteroides en suplementos alimenticios.

La estudiante, bajo la guía de sus profesoras, Aurora Antonio Pérez y Ana Laura Torres Huerta, se enfocó en el estudio de biosensores y su potencial aplicación. El equipo de investigadoras buscó diseñar un biosensor basado en aptámeros para simplificar el esquema analítico para la detección y cuantificación de testosterona en los suplementos.

Los aptámeros, son moléculas de ADN o ARN que tienen estructuras compatibles con la molécula a analizar, por lo que presentan mayor afinidad para la detección de compuestos como la testosterona.

El interés de Ariadna surgió por su pasión por la biotecnología de alimentos y la genética, además de que le preocupaba la falta de regulación en el uso de hormonas y esteroides en los suplementos, y cómo esto podría afectar la salud de las personas.

Después de numerosas pruebas y ajustes, Ariadna y sus mentoras lograron desarrollar un prototipo que superó las expectativas. “Los resultados fueron sorprendentes. No sólo pudimos detectar la testosterona, sino también pudimos determinar su concentración exacta”, compartió Ariadna.

Los suplementos alimenticios son fuentes que concentran determinados nutrientes u otras sustancias con efecto nutricional o fisiológico, ya sea de forma simple o combinada, sin embargo, es de suma importancia concientizar sobre una regulación más estricta con el objetivo de preservar la salud de los consumidores que desean mejorar su condición física.

“Nuestro objetivo es hacer que este prototipo, que esta tecnología, sea accesible y fácil de usar para los consumidores en general. Estamos explorando opciones para comercializar los biosensores y que estén disponibles en farmacias y tiendas de salud”, añadió la estudiante.

La investigación de Ariadna tiene un impacto positivo en el sector salud por su enfoque y la aplicación práctica que puede tener en la seguridad alimentaria, además de su contribución al campo de la biotecnología. Su trabajo busca también sentar las bases para un futuro más seguro y saludable en la industria de alimentos.

Deja una respuesta

💜 Diabetes