¿Cómo se relaciona la diabetes y el cáncer de mama?

¿Cómo se relaciona la diabetes y el cáncer de mama?

El 19 de octubre es el día mundial de la lucha en contra del cáncer de mama, y aunque poco a poco se ha tomado conciencia y la prevención oportuna es importante aun queda un largo camino que recorrer y mucho por aprender. Pero, ¿como influye la diabetes en los casos de mujeres con cáncer de mama? estudios han demostrado que las mujeres que padecen diabetes tienen hasta un 23%  más de padecer cáncer de mama y un 38% más de probabilidades de morir a causa de esta enfermedad, aquellas mujeres que no tienen diabetes. Sin embargo, no se ha podido establecer con claridad si la diabetes es causa de desarrollar cáncer de mama.

 Marisol Olarra, Educadora en Diabetes de BD Ultra Fine explica, “No hay diferencia entre el tipo de diabetes que se padezca, ya sea tipo 1 o tipo 2, esto no influye en el aumento del riesgo de cáncer de mama. Lo que sí es muy importante destacar, es el aumento en las probabilidades de fallecer por este tipo de cáncer al tener una diabetes fuera de control”. 

La relación que hay entre una diabetes con niveles glucémicos descontrolados y el aumento del riesgo de desarrollar cáncer de mama se presenta debido a la proporción que existe entre la hiperglucemia y la proliferación de células cancerígenas. La hiperglucemia crónica (es decir, niveles elevados de glucosa de forma constante) contribuye al aumento del nivel de factor de crecimiento similar a la insulina 1 (IGF-1) y citosinas inflamatorias, lo que influye directa o indirectamente en la proliferación de dichas células, la apoptosis (destrucción o muerte celular programada por el mismo organismo con el fin de controlar su desarrollo y crecimiento) y la metástasis (propagación de un foco canceroso a un órgano distinto de aquel en que se inició).

Dentro de los factores de riesgo que influyen para que una de estas situaciones afecte a la otra, son:

  • Sedentarismo e inactividad física.
  • Alimentación poco saludable.
  • Consumo de alcohol.
  • Tabaquismo.
  • Obesidad.

 Olarra destaca la importancia de tener un diagnóstico oportuno de diabetes, ya que mientras más pronto se tomen las medidas de control glucémico, de esta manera se evitan complicaciones, propias de la diabetes como ceguera, daño renal, pie diabético, etc. como las producidas por el cáncer de mama. Expertos en diabetes buscan fomentar e informar sobre las medidas preventorias como: la insulinización temprana, alimentación adecuada y activación física. Estos son los tres principales pilares del control de la diabetes, estos deben ser individualizados y personalizados para un mejor funcionamiento, por lo que será necesario llevarlos estrictamente de la mano del médico tratante y equipo de profesionales de la salud.

La insulina es, hasta el día de hoy, el mejor tratamiento para el control de la diabetes, Marisol Olarra comunica: “La recomendación para una técnica de inyección exitosa es utilizar agujas ultrafinas y cortas para que lleguen únicamente al tejido subcutáneo o graso, esto es: de 6 mm en jeringa convencional y 4 mm en aguja para dispositivos tipo pluma. Es conveniente usar las que tienen 5 biseles o cortes en la punta, tecnología conocida como PentaPoint, ya que esto hace más cómoda la inyección, disminuyendo el dolor. Se deben rotar los sitios de inyección periódicamente, estos son: brazo (parte superior trasera), muslo (parte externa), glúteo y abdomen (a dos o tres dedos del ombligo). Estos instrumentos no se deben reutilizar. Una mala práctica de esto puede dañar la piel, generar dolor al inyectarse, alterar la dosis de insulina afectando el control glucémico, entre otras consecuencias poco favorables”.