San Miguel de Allende y Clicquot rinden homenaje a los que ya no están.

San Miguel de Allende y Clicquot rinden homenaje a los que ya no están.
Día de Muertos es una tradición mexicana, en la cual recordamos a nuestros seres queridos, aquellos que terminaron su ciclo de vida, se les rinde un merecido homenaje a todos los que dejaron huella en nosotros. El Día de Muertos es por demás una fecha especial en la que al menos por un momento se reúnen la vida y la muerte; es el tiempo en que los difuntos regresan a casa, para convivir con sus familias y disfrutar de las escancias que se les ofrece en los altares que son colocados en su honor.
   Veuve Clicquot, quiere conmemorar en esta fecha a Madame Clicquot, conocida en su época como “La Grande Dame del champagne”, famosa por su audacia, innovación, espíritu emprendedor, sin fronteras, mujer tenaz, que rompió con los esquemas sociales de su época.   El espíritu emprendedor y desafiante de Madame Clicquot, se toma como ejemplo e inspiración para romper toda norma con el champagne, probando nuevos maridajes que son excelentes para disfrutar con toda la gama de La Maison, y que mejor que hacerlo con una mujer que representa en este momento todos los valores que tiene la marca, una mujer que al igual que Madame Clicquot ha demostrado ser la mejor en su área, la gastronomía, la reconocida mundialmente, Elena Reygadas, quién preparó una deliciosa cena para maridar con toda la gama de Veuve Clicquot.
Como homenaje a Madame Clicquot y a todas las mujeres que día a día luchan por sus objetivos, Veuve Clicquot junto con del hotel Live Aqua Urban Resort San Miguel de Allende, presentaron Solaire Night, una noche única al estilo Clicquot, en donde los invitados disfrutaron de una experiencia mágica, en una extraordinaria terraza con una vista única, en donde se mantuvieron siempre los protocolos de seguridad sanitaria requeridas ante esta situación, cuidando que los asistentes nunca perdieran la sonrisa y el buen humor debajo del accesorio del año…el tapabocas.
  Este evento comenzó con un excelente banquete: una entrada de Ensalada de Endivias, pixtle, limón amarillo y vainilla, maridado con la etiqueta más emblemática de la casa, Veuve Clicquot Carte Jaune luminoso; de primer platillo, un delicioso y tradicional tamal de elote con crema ahumada y queso, acompañado por Veuve Clicquot Rosé, el primer Rosé por assemblage, mostrando un maridaje disruptivo con gastronomía mexicana. El plato principal consta de costilla de res Wagyu estofado y puré de camote maridado con La Grande Dame Brut 2008, el tesoro secreto de La Maison Clicquot, la máxima expresión del amor por el Pinot Noir, un champagne con estructura y fuerza, el equilibrio perfecto; y para endulzar el paladar, un delicioso postre de Calabaza en tacha y helado en especias, equilibrando los sabores dulces con Tequila Volcán de mi Tierra Cristalino.
  La fusión de espíritu y carácter innovador de Madame Clicquot y Elena Reygadas fue la fórmula perfecta para crear una atmosfera de nostalgia en una cena maridaje digna de ser inmortal.

      ¡Es momento de recordar a todas esas personas que ya no están con nosotros!